4 de noviembre de 2016

Sigo aquí

2 Fisgones morbosones
Impredecibles, pero les agarras la lógica después de que suceden con el "si yo hubiera" o "no hubiera pasado si..."

Me refiero a los accidentes, y es que justamente el día 1° de noviembre iba yo tranquilamente a trabajar con mis compañeros y por un equívoco en la ruta, íbamos a dar vuelta y ocurrió, una camioneta nos impactó.

ecuerdo el sonido de los vidrios estrellados, obviamente la sacudida y sentí una especie de incredulidad de decirme Acabamos de chocar, y enseguida darme cuenta de que a pesar del tremendo golpe yo seguía viva y también mis compañeros.

Sólo acerté a tocarme la cara y pensé que me había roto los dientes, pero no, miré mis pies y estaba descalza pues los zapatos se habían salido, me los puse mientras escuchaba a mi compañero preguntarnos si estábamos bien. Me salí del carro y me dirigí al acotamiento de la carretera, nerviosa ví que aún traía mi bolsa así que saqué mi celular y llamé al número de emergencias de la Policía Federal.

Uno de mis compañeros se puso a dirigir el tránsito para evitar otro accidente, yo la verdad no sabía si me había pasado algo hasta que empecé a sentir dolor en los muslos, poco a poco hasta que tuve que sentarme a esperar a la ambulancia. En medio del shock le hablamos al seguro del vehículo, pasaron algunos vehículos y nos preguntaron si estábamos bien o si necesitábamos algo, ya ven que todavía hay gente buena.

Después de dos horas llegó la ambulancia, mis compañeros me dieron prioridad porque de plano yo ya no podía mantenerme en pie, y llegando al hospital me empezaron a revisar pero dijeron que hasta que no vieran la orden de ingreso de la aseguradora no me podían ayudar más. Entonces, me encabroné y les dije una que otra palabrota, lo bueno es que otros compañeros llegaron y me ayudaron a descargar de mi correo la dichosa hoja.

Pues resulta y resalta que a pesar de que la camioneta iba a 90 o 100 km/ h, yo no traía el cinturón de seguridad, ni nuestro carro cuenta con bolsas de aire, solo obtuve cuatro enormes moretones, una herida pequeña en la frente y raspones en los codos, salí del hospital con un collarín y muchos analgésicos y desinflamatorios.

Esa noche, mientras trataba de dormir entre el dolor y la incomodidad del collarín, repetía en mi mente el momento del choque, estuve así hasta que me ganó el sueño.

No soy religiosa creo que tampoco espiritual, fue una experiencia fea pero me hace pensar que todavía no me toca, con todo lo que se dice sobre las muertes por accidentes vehiculares, o sea, ni un hueso roto... Sigo adolorida pero sabiendo que aún tengo tiempo para muchas cosas más...




30 de septiembre de 2016

Tabasco...

0 Fisgones morbosones
Desde mi habitación de hotel retomo esto de postear en mi blog, una ciudad que se prepara para lo tormenta que no refresca sino vuelve más húmedo el calor... Así es, estoy en Tabasco por trabajo, uno de los Estados al que nunca había venido y me gustaría conocerlo. Por suerte, estoy cerca del parque La Venta y el Centro Histórico...comenzó a llover... 

Es difícil estar en una ciudad sin un cómplice (mis compañeros son algo apáticos) que te acompañe a recorrer los sitios de interés, probar comidas, tomar fotos; pero aun me tengo a mí misma para generar recuerdos y me pregunto cómo le hace esta gente para preferir quedarse en su habitación quejándose del calor y viendo la tele. Lo primero que pensé cuando me dijeron que venía a Tabasco fue preparar ropa cómoda y mi cámara de fotos, y empezar a conocer un poquito puesto que no creo que me alcance el tiempo en este Estado que le llaman Edén.

Con  todo y que he vivido en zonas con calor extremo, sigo siendo un animal del desierto así que el clima tropical me embota las fuerzas y me canso enseguida. Pero vale la pena cuando ves todo el verdor, los imponentes ríos, los cocodrilos somnolientos, garzas y coatís de vecinos...


Villahermosa, Tabasco
Septiembre 2016
 

Destierro Voluntario Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template