lunes, diciembre 29, 2008

La Carcajada del Gato


Durante el 2008 leí el libro La Carcajada del Gato de Luis Spota el cual me enteré de su existencia cuando una vez lo vi en la librería "El libro usado" si bien no lo compré. Después supe que la película “El Castillo de la Pureza” de Arturo Ripstein estaba basada en ese libro.

Las razones por las que me cautivó ese libro son el autor, el título tan extraño y cuando lo terminé fue la trama tan bien elaborada en donde el personaje principal de la novela es la Naturaleza Humana reflejada en los caracteres de los protagonistas del relato. Son 5 personas que forman una familia pero no como la conocemos tal vez sólo la llamo así porque viven juntas en la misma casa, basan su existencia en los estudios y teorías de la perfección aleccionados por Lázaro, el líder/padre de esta pequeña sociedad. Los estudios de Lázaro consisten en crear para sus hijos un ambiente idóneo y libre de la moralidad ambigua del mundo, y para lograrlo convierte su casa en un conjunto de murallas que los apartan del exterior y los chicos crecen sin conocer la mentira, las leyes, Dios, el mal y sin privarse de sus instintos naturales que según su padre es lo que lleva al hombre a la infelicidad. Lázaro se esfuerza por crear personas primitivas y por ende puras e inocentes que serán capaces de aspirar a la sabiduría y al Conocimiento Supremo.

Conforme a sus ideas, no los trata como a hijos ni permite que éstos lo traten a él como padre ni a Claudia como madre.[...]Su familia es, como se impuso que fuera, ciertamente original, y ello produce a Lázaro, que casi no suele ser sensible a ninguna, la pequeña y satisfactoria vanidad de ver admitidad, no sólo con reticencias, sino con entusiasmo, sus particulares teorías sobre las que llama las perfectas relaciones humanas

El autor aborda un tema que ha sido debatido por mucho tiempo y es lo concerniente a si el humano es dios y demonio al mismo tiempo, el debate que afirma que no se puede ser completamente “bueno” o ser solamente “malo”. La moralidad es otro tema en donde se expone como un conjunto de normas creadas por el hombre para satisfacer su miedo a otro invento humano: Dios, que para los creyentes es el padre benevolente pero al que debes temer para obtener su amor.

Más por cobardía que por vanagloria, insisten en llamarse Hijos de Dios, criaturas del Todopoderoso. Es normal que hasta cierto grado que los débiles sólo se sientan seguros y sin miedo cuando cuentan con la protección del fuerte; que los hijos a nada teman y aun se vuelvan más audaces, si los protege el padre o la persona que simbolice a éste. Desde siempre, el concepto Padre ha sido asociado con el concepto Fuerza. Dios no es, no podía ser la excepción, ya que el hombre lo creó para no saberse Huérfano, así hayan muerto los padres de su carne. ¡Padre de todos los seres, de todas las cosas o por crear...!

¿Es posible ser mejor alejados de la moral y las leyes que la secundan para obtener el máximo desarrollo como ser? Otro de los puntos a analizar en la historia es el juicio personal que el lector debe forjar del padre que mantiene encerrados a sus hijos y esposa del mundo y la reacción de estos últimos a medida que toman conciencia de su estado, su metamorfosis de buenos salvajes –en términos convencionales- a los hombres y mujeres que reaccionan con sentimientos y emociones que supuestamente les eran desconocidos.

Virtud y pecado son tan semejantes que con frecuencia se les confunde. Igual ocurre con el hombre santo y el demoníaco. Cada uno participa de mucho de lo del otro, tanto que es lógico que pensemos a veces que son el mismo...Si el pecado es una pasión del alma y la virtud también lo es, ¿cómo distinguirlos, cómo diferenciarlos?

Es complejamente sencillo absorber las palabras de Spota cuando deshebra la madeja de la psique humana. Una excelente narración al estilo "flashbacks" que no sólo cuenta la trama sino buena parte del comportamiento de la humanidad misma.


"La carcajada del gato"- Spota, Luis.

Editorial Grijalbo

1977.

6 Fisgones morbosones:

José Eduardo dijo...

La lectura, un placer sin precedentes...

Yorch dijo...

Estoy de acuerdo en eso de que Dios viene a ser el "padre de padres" ansiado. El padre final, aunque tengamos hoy en día fuertes evidencias que tuvimos padres tipo chango, tipo ardilla, tipo reptil, tipo pez y párale de contar, porque llegará el momento al irse tan atrás que el "padre" desaparece y se convierte en moléculas juguetonas.

La pregunta que yo me hago es sí la gente promedio busca a Dios por un supuesto amor inefable ó por la avaricia de querer vivir más allá de la tumba. Si lo buscara por amor, habría mucho amor en el mundo promedio; si lo buscara por avaricia habría mucha avaricia en el mundo promedio. Saberse vivo y disfrutarlo tiene sus consecuencias, creo yo. El salir de esa inocencia no nos debería quitar la felicidad sino traer otras nuevas.

Teresa... dijo...

Pues creo que como dice Spota, que lo buscamos para sentirnos guíados y algo a qué aferrarnos cuando lo requiramos, en parte para elevar nuesto sentimiento de valía ("a alguien le importo incondicionalmente").

JDS dijo...

¿Lo conseguiste en una librería? ¿Nuevo? Es sorprendente. Yo lo leí hace más de 20 años y lo conseguí en la librería de la tienda de los tecolotitos, pero se lo regalé a un querido amigo. Desde entonces lo estuve buscando y en ninguna librería lo he hallado. Lo he encontrado en dos ocasiones librerías de viejo: La primera vez, lo compré y se lo regalé a una entrañable amiga; la segunda, lo compré definitivamente para mí.

Anónimo dijo...

Que manera mas reluctante de hablar PINGA DE CABALLO sobre este libro. Lazaro fue, es, y sera un REMARICONSON.

Anónimo dijo...

me intriga una sola frase en todo el libro, donde explica que está escrito en el libro de la suerte que caerán en manos de otro demonia igual a Lázaro: "Lo cual ocurrirá en efecto, en cuanto Lázaro muera", qué broma, qué angustia, qué manera de abrir puertas!

Template by:

Free Blog Templates