29 de febrero de 2012

Abrasados


Seguimos abrazados en el cuarto apenas iluminado por el sol que traspasa las persianas.

La tibieza de tu aliento me sublima y ya no pertenezco al mundo, sólo a ti. Un descanso después de tanto sentir, un desgaste de besos y la frente perlada de sudor que humedece los pensamientos áridos por los días que estuvimos separados.

Y juntos escuchamos las melodías incomprensibles que silba el viento angustiado que despide al día y trae -tal vez- esperanza.


El encantamiento se desvanece cuando el verdugo
de ojos rojos nos indica la hora.


0 Fisgones morbosones:

 

Destierro Voluntario Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template