6 de enero de 2011

Adquisión

Puede parecer tonto pero de repente me aburro de que no hay algo que hacer en la oficina y me salgo, así que ayer pasé al Palacio de Correos para enviar un paquete, y como prácticamente ya era la hora de la comida me puse a caminar por las calles del centro, ahí donde los antiguos palacios han sido decorados con basura y olvido, aun así sigue siendo algo impresionante entrar en esos edificios ruinosos, encontrar librerías que no vendan irónicamente best sellers así como negocios con giros tan inusuales como la reparación de cunas de latón.



Y así fue sin proponérmelo siquiera, tropecé con un libro que hace mucho quería pero no había comprado porque sé que los libros llegan cuando ellos quieren y cuando lo tuve enfrente lo tomé enseguida. Era La canción del verdugo de Norman Mailer, por $60 acordamos que se iría conmigo. No me importa que su cubierta esté dañada, la edición es de aquellas que publicaba "Círculo de lectores" y no encontré referencia de su antiguo dueño, tan sólo un boleto de transpote público. Tengo la manía de escribir mi nombre, la ciudad y la fecha donde adquiero un libro, por si algún día alguien lo encontrase sepa que alguien con fea caligrafía se autoincluyó de alguna manera en la historia del libro.

*****



Me gusta recorrer las calles donde brujas y herejes fueron quemados, aquí los fantasmas de las leyendas huyeron desde hace mucho y los antiguos dioses estiran sus manos esperando corazones que devorar. Es aquí, donde doncellas libertinas bailan con guerreros agobiados al son apagado de las cuatrocientas voces de los cenzontles que imitan el compás desvencijado del organillero. Miro la luna y el conejo se ha ido dejando una imitación barata comprada en un puesto de la Lagunilla.

No hay factura que revele el costo -y el valor- de vagar entre las calles del centro, ni yendo a Santo Domingo lograría tal fin. Viajo a diario por las entrañas de este monstruo y cada vez me doy cuenta que todo México se ve reflejado en cada estación del metro, un caos perfecto.


0 Fisgones morbosones:

 

Destierro Voluntario Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template