4 de abril de 2012

Escuela de la vida

Después de un periodo de interacción social o al menos en los parámetros más básicos, vuelve a pasar que me llega a estresar un poco vivir con alguien más, la semana pasada me tocó recibir en el departamento que rento a unos compañeros (2 hombres y 2 mujeres), por lo regular trato de hacer que la convivencia sea tranquila pues siempre he sido reservada así que interactuar con personas que no conozco me hace sentir como si fuera una repetición del inicio de cursos en alguna escuela con eso de las presentaciones, las críticas, relatar experiencias, los malos entendidos, compartir ratos de ocio...

Pareciera que aquellos que tenemos conflictos con las relaciones humanas y caemos en estos ciclos de repetición de vivencias es un tanto agobiante, sólo sé que he aprendido a lidiar con diversos caracteres difíciles que en la escuela son niñerías pero en edad adulta los etiqueto como comportamiento patético, es impresionante el caos creado para limpiar una casa. Lo peor es que cada vez que trabajo con mujeres es un batallar constante por mi manera de ser simplona y directa, no he aprendido diversas sutilezas femeninas y me hacen sentir como si otra vez me tuviera que sentar en orilla del salón y ser la rara.

No es que busque el reconocimiento de manera obsesiva, pero creo que esa alienación me ha servido para enfocarme a lo que debo y cuando menos me doy cuenta los halagos y recompensas llegan de los lugares más inesperados.

7 Fisgones morbosones:

Eduardo Cabreado dijo...

Lo bonito de no caer en los convencionalismos sociales es ver las caras de frustración y extrañeza de los otros cuando ya es evidente que no bromeas y de verdad no captas lo que sea que ellos quieran dar a entender o quieren que hagas por ellos.

A mí lejos de preocuparme me entretiene :)

Eduardo Molina (Anarkistapp!) dijo...

Yo por eso cada vez que conozco nuevas personas cargo con mis tarjetitas de protocolo social donde viene explicado paso por caso cómo tratar a la gente para evitar terminar asesinándolos D:

Aseret dijo...

¡Vaya, dos Eduardos!


*Eduardo Cabreado: Es entretenido, lo raro es cuando algunas mujeres todo lo haces les causa envidia o malestar, se supone que debo entender a las de mi género???

*Eduardo Molina: Cada vez que conozco a alguien es como si me llevaran al zoológico, pero no sé quién mira a quién.

Gracias x comentaaar!!

Alexander Strauffon dijo...

El estar fuera de ese circulo permite que veas cosas que la gente comunmente pasa por alto.

Pienso como tu: le apuesto a la ventaja de estar aparte. Y no soportaria vivir en un lugar con mas de una persona. Demasiado invasivo.

reptilio dijo...

a caray 4 roomies esta dificil

pues relax y si es tu depa pues yo creo que si son tus reglas

no mas que aguas, en el pedir esta el dar

¿que no?

Martha C. dijo...

Yo tampoco soy de esas chicas socialité que son super buena onda y felices. Me agobia tener que caer en un nuevo salón :/
¡Saludos!

Aseret dijo...

*Alexander: En efecto, es invasivo y peor cuando sólo tienes un baño. Creo que un efecto de vivir sola es que después estar acompañada se vuelve algo extraño.

*Reptilio: Puedo decir que sólo estuvieron una semana conmigo mientras encontraban casa. Por lo regular sólo pido que mantengan limpia la casa, un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar, un principio simple pero parece que en la práctica es difícil de llevar a cabo.

* Martha C.: Supongo que yo no soy feliz de la manera convencional, si bien trato de que eventualidades pasajeras me amarguen el día.

Gracias x comentar!!!

 

Destierro Voluntario Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template